Entrevista a Tomás Martínez


Tomás Martínez, socio del Despacho Jurídico Tomás Martínez y asociados, reflexiona sobre el emprendimiento como vía de desarrollo profesional y nos cuenta la labor de apoyo a los emprendedores que llevan a cabo en su despacho. Poder contar con un gestor experto es esencial a la hora de arrancar con un proyecto de negocio.

Tomás, la primera pregunta es muy directa, ¿es un buen momento para emprender un negocio?.

1No es cuestión de bueno o malo, es el momento de emprender. Aquellas personas con preparación técnica y que ya tienen experiencia laboral, más o menos dilatada, hoy en día tienen dos opciones para salir adelante: marcharse de España a trabajar a primeras potencias como Alemania y Estados Unidos, o países en vías de desarrollo como China, o iniciar su actividad como autónomo o empresa aquí.

 A tu modo de ver, ¿Cuál de esas dos opciones es la mejor para alguien con esas características que describes?.

Todo depende de tus circunstancias personales y familiares; si tienes “ataduras” que te impidan vivir fuera de España. Además, está tu idea o proyecto y la ilusión por llevarlo adelante. Cierto es que fuera de nuestras fronteras existen ofertas de trabajo muy interesantes, pero en las que te exigen un compromiso a largo plazo. Para quienes no están dispuestos a aceptar ese compromiso, su alternativa es emprender un negocio aquí.

 ¿Es fácil convertirse en emprendedor?

Para empezar, el término emprendedor suena a “aventurero”, y la verdad es que iniciar un negocio por tu cuenta tiene algo de aventura, y de incertidumbre. Obviamente, hace falta una buena idea y recursos, pero todo eso no vale de nada si no tienes el convencimiento de ser capaz de llevarlo adelante. A partir de ahí, si tienes la preparación y especialización técnica necesaria, habrá gente dispuesta a ser tu cliente.

 Tomás, como Despacho Jurídico, exactamente, ¿en que podéis ayudar a una persona que va a iniciar su negocio?.

Lo primero, damos buenos consejos. Nosotros, hace unos cuantos años, también fuimos emprendedores, y por ello conocemos de primera mano como funciona la actividad económica y mercantil de este país. Luego, siendo más precisos, damos cobertura jurídica a nuestros clientes tanto para cumplir correctamente con las obligaciones administrativas, fiscales, tributarias, sociales y contables con la Administración Pública, como para relacionarse con clientes y proveedores a nivel contratos, facturación y servicios.

 ¿Es complicado poner en funcionamiento una actividad profesional o mercantil?.

Pues para un inexperto en la materia, desde luego que si. Somos uno de los países de la Unión Europea que más trabas burocráticas tiene para poder arrancar con un negocio. Por otro lado, hay mucha desinformación; hay personas que extraen de Internet información pensando que ahí encontrarán todo lo que necesitan para tramitar ellos mismos todo el papeleo, pero a la hora de la verdad se cometen errores que luego tienen negativas consecuencias.

Por ejemplo, es fácil encontrar en Internet unos estatutos sociales para una empresa, pero existen pequeños tecnicismos que es preciso conocer y que en el futuro pueden pagarse caros si no se hacen bien las cosas; no es lo mismo que el órgano de administración sea gratuito u oneroso, o cual sea la actividad principal de la sociedad, y no son idénticos los estatutos de una sociedad limitada que los de una sociedad limitada laboral aunque el importe del capital social sea el mismo. Luego, tienes que saber hacer correctamente un alta en la Agencia Tributaria y en la Seguridad Social, ya seas autónomo o empresa, pues igualmente no marcar o rellenar la casilla adecuada de un formulario puede tener nefastos efectos.

¿Y son muchos los gastos a asumir en impuestos y seguros sociales?.

Pues aquí también hay que saber de lo que hablas y lo que estás haciendo. Existen exenciones de impuestos, reducciones en las cuotas de la Seguridad Social, está también la posibilidad de capitalizar la prestación por desempleo para gastos de constitución de una sociedad y el pago de las cuotas sociales, etc. Son cosas que, además, cambian continuamente, incluso a veces con carácter retroactivo, por lo que tienes que estar constantemente pendiente de cualquier reforma o novedad legislativa.

Así que si un emprendedor no quiere perder mucho tiempo en estas cuestiones, y además tener la tranquilidad de que todo se hace adecadamente para no tener sustos en el futuro, es más que recomendable acudir a un experto en derecho mercantil y de los negocios.

 Entonces, obligada esta última pregunta, ¿vosotros sois expertos en esos servicios?.

 Si, lo somos, y, como te decía antes, también por experiencia propia. Somos un despacho multidisciplinar en el que todos sus miembros somos abogados, cada uno especializado en un área concreta del derecho. De esta forma cubrimos con garantías las necesidades de nuestros clientes; tienen la tranquilidad de que aquello que nos encomiendan no queda en manos de cualquiera. Y para los emprendedores, les asesoramos desde la forma jurídica más conveniente en la que asentar su negocio, pasando por toda clase de contratos civiles y mercantiles, hasta el correcto cumplimiento de las obligaciones fiscales, contables, sociales y administrativas.

3

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *