¿45 años?… ¡toca reinventarse!


Hay una conciencia extendida de que “los mayores sobran”, un cierto convencimiento de que las empresas prefieren contratar a jóvenes “más baratos”, y deshacerse de trabajadores con más edad y antigüedad. Pero hay bastante de falso en esta creencia.


Quizá todo tenga que ver con establecer una frontera de edad en los 45 años cuando se estudian determinados datos de empleo, lo que lleva a considerar a las personas mayores de esta edad en situación de riesgo, en lo que al desempleo se refiere.



Por otro lado, también se suele concebir que las personas mayores de 45 no tienen las competencias digitales necesarias para mantenerse competitivos en el mercado de trabajo. En nuestra opinión, esta es una idea errónea, que viene de hace 20 o 25 años. Entonces (estamos hablando de la segunda mitad de la década de los 90) es posible que una persona de 45 años no tuviera esas competencias, o no las tuviera al nivel de una de 20 o 25 años. Pero hoy, en 2022, alguien que tiene 45 años lleva alrededor de 20 años utilizando herramientas digitales.


Por el contrario, vemos una serie de ventajas en cumplir años, en la vida y en el mercado laboral. Las personas mayores de 45 años tienen más experiencia, lo que se traduce en más conocimiento aplicado y no meramente teórico; han visto distintas situaciones, mejores y peores, y tienen capacidad para afrontar crisis y cambios sean estos pequeños o grandes.

Evidentemente, los menos jóvenes, pero también los más jóvenes, han de mantenerse al día. El mundo del trabajo evoluciona, y ahora se requieren del empleado conocimientos y competencias que no se requerían hace años. Hemos hablado de las más evidentes, quizá por ser las más nombradas, que son las relacionadas con herramientas digitales.


Pero hay otras habilidades, las personales o sociales, que evolucionan con el tiempo, y en las que hay que ponerse al día: la capacidad de trabajo en equipo y de gestionar conflictos; la capacidad de analizar información y de tomar decisiones o de comunicar eficazmente; la orientación a la solución de problemas y la capacidad de innovación. Son todas habilidades que hacen crecer el valor del trabajador para su empresa y para el mercado de trabajo.


Existen múltiples propuestas para que los trabajadores puedan adaptarse. Una de ellas es Skillsbuild, una iniciativa de IBM en la que se ofrecen contenidos de formación relativos a competencias digitales y habilidades sociales y personales, de manera totalmente gratuita.

Puedes conocer más de esta iniciativa aquí: Skillsbuild.org/es