Análisis sistemático de un proyecto de negocio

A la hora de plantearnos lanzar un proyecto de negocio, lo primero que deberíamos hacer es analizar los distintos elementos de nuestro futuro negocio, el mercado y quién está en él, así como los factores del entorno que van a influir en éste. Existen tres herramientas básicas, y clásicas, para este análisis: el Canvas de Modelo de Negocio, el Mapa de Fuerzas de Porter y el Análisis PESTEL. En este artículo hacemos una breve introducción de los mismos.


“Canvas” significa “Lienzo” en inglés. Y es que esta herramienta nos permite ver en una sola página los distintos elementos del modelo de negocio y cómo se relacionan entre ellos. Porque un proyecto de negocio es más que la idea de un posible producto o servicio, tenemos que pensar en qué valor aportamos al potencial cliente (valor que se materializará en el producto), y para ello tendremos que pensar en el cliente, sus necesidades y expectativas, y en la manera en que le comunicaremos la existencia de nuestro producto o servicio y se lo haremos llegar.



En el Canvas contemplaremos, también, qué recursos necesitaremos para desarrollar las actividades que nos permitirán, justamente, entregar el valor al cliente, y cuánto costará adquirir estos recursos, lo que nos lleva a reflexionar sobre qué ingresos tenemos que generar y cómo para mantener la actividad.


El Mapa de Fuerzas es una propuesta de Michael Porter para analizar de manera sistemática el mercado. En el mercado en el que opera o va a operar nuestra empresa actúan una serie de agentes, y lo importante es saber cómo es la correlación de fuerzas entre nuestra empresa y estos agentes.



Respondiendo de manera sistemática a una serie de preguntas el mapa permite ver cómo es esa correlación con nuestros clientes, con nuestros proveedores, con la competencia actual, con la competencia futura y, algo muy interesante, con los productos sustitutos, aquellos que sin ser el mismo que el nuestro, cubren la necesidad del cliente.


Así, en el modelo original de Porter hay que considerar cinco fuerzas, y algunos autores añaden una sexta fuerza, considerando que en el mercado, además de relaciones de fuerza y de competencia se dan relaciones de colaboración. Y aparece así un sexto agente, el colaborador. Por ejemplo, una asociación empresarial, o una empresa con la que la nuestra puede formar una coalición para entrar con más fuerza en un mercado.


Por último, el Análisis PESTEL nos lleva a analizar de forma sistemática factores que, sin ser propios del mercado, influyen en el mismo y van a afectar, por lo tanto, a la marcha de nuestro negocio. Estos son: factores políticos, económicos, socio-culturales, tecnológicos, ecológicos y laborales.



Algunas categorías se entienden fácilmente, pero puntualizamos las dos últimas. Factores ecológicos no se refieren meramente al entorno medioambiental natural, si no al entorno de la empresa, más en general, y en cómo éste impacta en la empresa, pero también cómo la empresa impacta en su entorno.


Respecto a la “L”, normalmente se considera que se refiere a aspectos legislativos, que regulan la actividad del sector o del mercado. Pero nosotros vemos que esto está englobado ya en los factores políticos, y referimos la “L” a otra serie de factores clave, que son los laborales. A la hora de pensar en un negocio o una empresa, tendremos que tener en cuenta si hay o puede haber mano de obra suficiente, y suficientemente cualificada, para llevar a cabo las actividades de la empresa.


Este análisis sistemático del negocio, del mercado y del entorno es la base necesaria para poder tomar de manera racional las decisiones oportunas para lanzar un negocio.


En Puentes Global, a través de Skillsbuild, te ofrecemos un proceso para que puedas llevar a cabo este análisis de manera detallada. Sólo tienes que darte de alta y buscar el itinerario “Esenciales para el emprendimiento”.